Debido a que nuestro vehículo se expone a diferentes condiciones y factores cuando salimos a carretera, es por eso que al regresar debemos hacer otra revisión de su estado; nosotros mismos podemos realizar un chequeo superficial considerando los siguientes puntos.

Revisar el motor encendiendo tu vehículo, cerciórate que no existan ruidos extraños.

 

  • Revisar que los faros funcionen bien y que la carrocería no presente daños.

 

  • Revisa los niveles o si existe fuga de fluidos, la manera más simple es observar si hay manchas o algún líquido donde estacionamos nuestro vehículo, recuerda que este método es casero, para una revisión precisa acude con un mecánico.

 

  • Revisar la presión de los neumáticos así como su estado, que no presenten daños como abolladuras o pinchazos.

 

  • Se recomienda cambiar los filtros de aire o por lo menos limpiarlos.

 

  • Es importante limpiar también nuestro vehículo por dentro y por fuera, ya que algunos elementos pueden dañarlo, como la arena, el lodo u otros factores, también se puede hacer un lavado de motor, solo recuerda que debemos realizarlo con cuidado para no dañar ningún conector.

 

 

Estos son los elementos principales a considerar regresando de tu viaje, esta revisión es superficial y lo recomendado es acudir con tu mecánico de confianza, no dejes pasar mucho tiempo para revisar tu vehículo, recuerda que tu seguridad y la de quienes te rodean es lo más importante.